“Cuando coso, cuando uso mis manos, me siento útil. Me siento productiva. Rompo la cadena de negatividad, me recupero, me sano, me empodero… necesito coser porque vuelvo a ser yo…”

“Cuando estaba mal me ponía a coser… cosiendo no sentía dolor, ni rabia, nada. Mi mente se distraía, mi mente se relajaba, mi mente lo superaba…
Me apasiona coser y quisiera ser mentora de alguna mujer que necesite usar sus manos y su creatividad de la misma manera que yo. Sé, por mi experiencia, que esto puede ayudar a otras mujeres porque me ayudó a mi…”

Las juntamos. Son mentora y mentee. Cosen juntas. T està haciendo su primera blusa. A le ayuda…

Y juntas se sienten bien.

Share This